Versatilidad vs especialización

By
Updated: septiembre 25, 2014

En el mercado actual poseemos gran cantidad de productos, más aún en materia de bicicletas, donde la competencia ha acercado a muchas de ellas hacia la versatilidad y capacidad de adaptación a varios terrenos. Ese carácter híbrido nos hace perder en ocasiones la esencia de la bicicleta especializada en ciertas disciplinas. Es por tanto un problema que afecta a una gama de máquinas tan adaptables como las fixie, que han querido ocupar ese lugar ambiguo entre la carretera y la pista. ¿Bueno? ¿Malo? Aspectos positivos, aspectos negativos, como con prácticamente todo. 

Un aspecto positivo muy claro es la apertura a nueva gente este mundo del ciclismo amateur. Por un lado, se hace más accesible un camino que de otra forma no tendría razón de ser, más aún en periodos de crisis tan acusada como el que atravesamos. Las fixies son un tipo de bicis adaptadas a una situación concreta, pero su gran versatilidad les permite estar también en otros firmes. Se podría decir que son el gran intruso de la carretera, donde el precio de los grandes cuadros deja el mercado a merced de los especialistas en ese terreno. Pero, ¿y si alguien quiere practicar ciclismo únicamente de vez en cuando? En ese caso, una opción más razonable en el apartado económico es adaptar las piernas y el cuerpo a las fixie.

Esta nueva estrategia de mercado ha abierto el ciclismo a tanta gente que se ha disparado el consumo, concebida la bicicleta como un método de transporte alternativo y mucho más barato y limpio que los coches o, incluso, las motos. Con el añadido lógico de realizar ejercicio al mismo tiempo, un combinado perfecto con pocas fisuras, un producto casi irrechazable para convivir con los tiempos que corren. El bolsillo combinado con la forma física, el respiro mental y las ideas verdes de protección del medio ambiente.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *