Limpieza de una bicicleta fixie

By
Updated: diciembre 2, 2015
limpieza de una fixie

En este artículo te enseñaremos cómo realizar la limpieza de una bicicleta fixie después de que ésta ha recorrido parques, rutas de montañas, pantanos, charcos y caminos de tierra haciendo que el cuadro de la bicicleta se ensucie.

Con el propósito de conservar nuestra bicicleta fixie en perfectas condiciones es necesario brindarle los cuidados mínimos para que funcione de manera correcta.

Pasos para cuidar nuestra bicicleta fixie

Lo principal es hallar un espacio abierto en cual efectuar la tarea adecuadamente, ya sea en el patio de la casa, en el garaje, etc. Es recomendable colocar la fixie en un sitio en el cual quede suspendida con el objetivo de llevar a cabo la limpieza de las ruedas y del cuadro.

Si la bicicleta fixie dispone de discos de freno, es necesario retirar las pastillas o conservar bien todo el cálipter con una bolsa plástica, debido a que si se contaminan perderán su utilidad. Es importante impedir que se manchen las ruedas con cualquier clase de disolvente, debido a que es posible que se dañe la estructura.

La limpieza de las ruedas es indispensable para que éstas recobren su “mordiente” original, para esto hay que deshacerse de los restos de mugre con un cepillo duro y posteriormente lavar bien con agua caliente y jabón. Se debe tener precaución para no eliminar la capa de anodizado en exceso. En caso de que las llantas sean de carbono solo sería necesario usar un detergente desengrasante y un estropajo de fibra sintética delicada. Por lo general las zapatas tienden a cristalizarse, por lo que es necesario lijarlas para impedir que arañen las llantas y recobren su habilidad de frenada.

Luego, con el cepillo de cerdas suaves y con el agua que se viene utilizando, se remoja bien todo el cuadro, tijera y suspensión. Es esencial cuidar y proteger las partes donde llegan las salpicaduras de tierra y barro. Utilizando este mismo cepillo es posible realizar la limpieza de los frenos que si los liberamos, el cepillo podrá acceder mejor y limpiar bien la zona incluyendo las gomas que establecen contacto con el rin para de este modo deshacerse de los restos de goma usada.

Cuando están limpias todas las partes de la bicicleta, luego se pasa a enjuagarlas con agua y secarlas retocando las partes que faltan. Es fundamental no usar agua a presión en el aclarado porque puede influir para que entre líquido y residuos al interior de los rodamientos afectándolos.

El último paso consiste en engrasar la cadena, verificando siempre que se retire bien la grasa acumulada con una brocha y queroseno y permanezca bien seca. El aceite conviene que sea específico en cada zona de tal forma que cumpla con su función de engrasar y eliminar los excesos. De igual forma es necesario engrasar bien todos los mecanismos enfocándose en los ejes de rotación como los puentes de freno y desviadores, entre otros. Es esencial introducir una gota de aceite para asegurar su funcionamiento suave. Revisa que todos los cables se conserven bien lubricados y secos, tanto de freno como de cambios.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *