Las bicicletas fixie reaparecen con mayor fuerza

By
Updated: noviembre 5, 2015
adaptar bicicleta fixie

En la actualidad lo más reciente sobre dos ruedas son las bicicletas fixie, aunque éstas poseen toda una historia. Desde el siglo XIX ya existían bicicletas de piñón fijo, algo que las caracteriza y las ha puesto de moda, un detalle que comparten con las que se usan en el ciclismo en pista. Es complicado llevar un número de las bicicletas que circulan por las calles, pero lo que es visible para todos es que cada vez son más, de hecho, en algunas urbes existen clubs, foros e incluso carreras para bicicletas fixie, como el Criteruim de Gijón o eventos que se organizan en Madrid. Es tal la afición por estos ciclos en estado puro que algunas tiendas se enfocan solo en personalizar esta clase de bicicletas.

Si tu propósito es pedalear en una bicicleta fixie lo más conveniente es que recuperes una antigua fixie de carretera o de paseo y configurarla para que formes parte de ella y la estética de ésta se acomode a tus preferencias y personalidad. Y aunque en el mercado existen una gran variedad de productos, no existe una gran demanda debido a que generalmente los ciclistas fixie no desean que nadie tenga una bicicleta semejante a la de ellos.

La esencia de las bicicletas fixie

Lo fundamental de las «fixed gears», consiste en su engranaje fijo, es eso, el piñón fijo lo que quiere decir que no se debe dejar de pedalear. Las bicicletas actuales se caracterizan por disponer de un manillar corto y por carecer de muchos de los accesorios superficiales entre los que se encuentran los frenos, aunque este elemento es opcional, debido a que es posible frenar efectuando fuerza contraria a la dirección de la marca y asimismo andar marcha atrás.

Para adaptarla a tus necesidades es importante que consideres pintar el cuadro, elegir las llantas de perfil extenso, las cubiertas y sillines, u optar por un estilo retro si esto de alguna manera te identifica. Es muy importante cuidar todos los elementos al detalle, incluida la cadena que puede ser de cualquier tono. Puedes obtener como resultado una bicicleta ligera que alcance mucha velocidad en muy pocos metros, y a preferencia del cliente.

Las fixie en esencia, constituidas por dos ruedas, un manillar, un sillín, un cuadro y un desarrollo, son especialmente una apuesta a un estética y estilo de vida basado en el reciclaje y la valoración de los elementos. Su empleo proviene de la imitación de las bicicletas que usaban los mensajeros de Londres, Boston o Nueva York que las elegían por su descomplicado mantenimiento. Su incursión es evidente en inmensas urbes como Estados Unidos, esta clase de bicicletas se acomodan mejor a las ciudades llanas como Vitoria, aunque asimismo se pueden apreciar modelos en ciudades que presentan desniveles como San Francisco.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *