Deportes que puedes practicar en una fixie

By
Updated: septiembre 23, 2015
Deportes que puedes practicar en una fixie

La bicicleta de piñón fijo, fixie que representa todo un estilo de vida, es además una gran compañera de aventura para la realización de diferentes deportes. Esta bicicleta de monomarcha que dispone de pedales que se encuentran siempre en constante movimiento, desde los cuales no es posible dejar de pedalear mientras la rueda trasera esté girando, significa un excelente desafío para demostrar las destrezas físicas y la concentración mental.

Montar una bicicleta fixie exige de una perspectiva diferente, el piñón fijo requiere de una gran habilidad para no deslizarse y un gran esfuerzo para movilizarse en ciertos terrenos. Los ciclistas pueden valerse de los pedales para disminuir la velocidad y pedalear hacia atrás para moverse en dirección contraria a la habitual. La fixie es una bicicleta que no posee cambio de marchas o expresado de otra forma, solo cuenta con una.

La gran mayoría de los aficionados al ciclismo las eligen por diversos motivos, especialmente, por su agilidad, simplicidad y práctico mantenimiento. Las fixies se identifican por su particularidad y gran diversidad, por ejemplo algunas de ellas vienen con un manillar caído, otras con un manillar plano, multicores, con o sin frenos.

Una de las grandes ventajas que ofrecen las bicicletas fixies es que se acomodan a las necesidades de cada persona, a su estilo de vida e incluso al tipo de actividades deportivas que desean practicar en ellas.

La moda del bicipolo en las bicicletas fixie

Aparentemente la practica del bicipolo en las fixies es una moda que ha tomado un gran auge entre algunos de los aficionados a este clase de deporte, pero la realidad es que el ciclopolo o bikepolo es una variante del polo que se juega sobre las bicicletas de piñón fijo.

La combinación de las fixies y el polo en un contexto urbano resulta una experiencia interesante, ya es posible observar esta práctica en muchas ciudades españolas donde cada vez se organizan más torneos sobre este juego urbano y divertido que no surgió ayer sino que proviene de una larga tradición desde 1891 cuando un irlandés organizó el primer partido, para luego exportarlo a Francia, Estados Unidos y Gran Bretaña, donde esta práctica llegó a convertirse en un deporte de exhibición en los juegos olímpicos de Londres en 1908.

El bicipolo, por lo general se juega en un campo de césped rectangular, aunque actualmente se usan distintas superficies y cualquier lugar con las dimensiones indispensables dentro de la urbe puede convertirse en una cancha para realizar este deporte para el cual solo se requiere de 150 metros por 100 metros y una pelota de 12-15 pulgadas de circunferencia con un mazo que posea una longitud de 1 metro. Para iniciar el partido deben participar seis “poleros” con sus respectivas bicicletas fixies. ¡Así que anímate y a jugar!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *