Brooklyn, distrito de fixies

By
Updated: octubre 12, 2014

La ciudad de Nueva York, perteneciente al estado de mismo nombre, es una de las urbes más pobladas de la tierra. Hasta ocho millones de personas hacen de esta la ciudad que nunca duerme, como cantaría el mito Frank Sinatra, una de las más bellas y visitadas del planeta, protagonista afamada de muchas películas norteamericanas que han cobrado vida a través de sus simétricas y monótonas calles. 

Dentro de la ciudad hay varios distritos que se han ganado la fama de la mano de la ‘gran manzana’. Bronx, Queens, Manhattan, Staten Island y, cómo no, Brooklyn, en el que nos vamos a centrar para hablar de su relación con las bicicletas fixie. El ciclismo en Estados Unidos ha sufrido un gran auge en los últimos tiempos, a pesar del estallido del caso Armstrong. Su leyenda y su aplauso se ha ido apagando, la pasión por el deporte descubierto por el ganador presuntamente fraudulento de siete ediciones del Tour sigue en pie.

Las carreteras no son extrañas a ver ciclistas por ellas, incluso los traslados dentro de la gran ciudad se realizan cada vez más en bicicleta. Brooklyn, un barrio humilde, de raíz afroamericana, ha encontrado en este medio de transporte una escapatoria para la crisis o la pobreza, lejana del coche que tanto colapsa las calles de estas grandes urbes, pero fiel, limpia y asequible. El barrio de casas e iglesias, como es conocido, da nombre a algún modelo de bicicleta, algo que de otra forma no podía ser casual.

La bicicleta, una vez más, sirve como elemento de unión entre las grandes distancias y la gente menos favorecida, menos aún en periodos tan duros como el actual. La dura llegada de la inmigración, normalmente desde una situación familiar de mala salud financiera ha encontrado desahogo en este tipo de barrio a través de la fixie, el medio de transporte de moda.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *